CABECEROS DE OBRA

Los cabeceros de cama, sean cabeceros de obra o no, definen el estilo de un dormitorio. Y en casi todos los casos, la cama define el estilo del espacio que dedicamos al descanso nocturno. Y estamos seguros de que quieres que tu dormitorio refleje tu estilo personal.

Esta es razón suficiente para dedicarle un espacio en el blog a los cabeceros de la cama. Y por supuesto, nuestra propuesta va más a allá de desplazarte a una tienda de muebles y conseguir un cabecero de cama que puede tener todo el mundo. Nuestra propuesta es que idees tu cabecero de cama perfecto y que lo hagas de obra.

Ideas para tu cabecero de obra

Hace ya bastantes años, los cabeceros de obra se pusieron de moda. Este tipo de reforma no solo fue tendencia en los dormitorios. A finales de la década de los 70 y sobre todo a principios de los 80, colocar estantes, estanterías, “doblesparedes” y por supuesto cabeceros de obra, se convirtió en fuerte tendencia que fue despareciendo en las siguientes décadas. Pero ¿era buena idea? Veamos sus pros y sus contras.

Ventajas y desventajas de los cabeceros de cama de obra

Si has llegado aquí o has leído hasta aquí, es casi seguro que ya has pensado en las ventajas de montar un cabecero de obra en tu dormitorio y que precisamente son ellas las que te han convencido de hacerlo.

Un cabecero de obra es totalmente personalizable. Puedes diseñarlo a medida, a gusto y con acabados estéticos que pueden ser totalmente tradicionales o sorprendentemente innovadores.

Además ofrece una personalización a nivel funcional. Puedes hacer un cabecero de cama en bloque, puedes convertirlo en una librería o crearlo como espacio de almacenaje libre.

Al mismo tiempo, con un buen diseño, un cabecero de obra es perfecto para una vivienda pequeña o un dormitorio de dimensiones reducidas donde se puede, con esta pequeña obra, optimizarlo al milímetro.

El mantenimiento de un cabecero de obra es mínimo y su resistencia bastante más alta que un cabecero convencional.

Si solo has valorado la posibilidad de crear un cabecero de obra en tu dormitorio, antes de decidirte, tienes que considerar algunas desventajas.

La primera es que montar este tipo de cabecero es hacer una obra. Es una pequeña obra, pero es una obra con lo que supone esta; tiempo de ejecución, desorden y suciedad durante el trabajo y por supuesto, el coste económico. Un cabecero de obra te debe costar más que un cabecero tradicional o mueble. Aunque tenemos que decir que esto es relativo si buscamos un cabecero exclusivo, de alta calidad o lujo.

La desventaja de un cabecero de obra en la que más tenemos que pensar es su perdurabilidad. No podremos cambiar un cabecero de obra de sitio cuando nos cansemos de su posición. Si nos decidimos por este tipo de cabecero, tendremos el mismo cabecero de cama para muchos años.

VENTAJAS
de los cabeceros de obra

DESVENTAJAS
de los cabeceros de obra

  • Son totalmente personalizable
  • Son ampliamente funcionales
  • Son resistentes y duraderos
  • Pueden conseguir una estética única
  • Ofrecen una máxima optimización del espacio
  • Se necesita obra
  • El coste económico suele ser más elevado
  • Los cabeceros de obra son permanentes
  • Los cabeceros de obra son fríos ¿Lo son?

Los cabeceros de cama son fríos ¿es cierto?

Pueden serlo y pueden ser los más acogedores, cálidos y hogareños cabeceros de cama que podamos imaginar.

En Tot Reformas hemos recogideo en ocasiones afirmaciones como esta con las que no estamos de acuerdo. En el fondo, sabemos que cualquier generalización sobre cualquier material acaba siendo un error. Nuestros años de estudio y experiencia nos lo han demostrado.

Cuando nos hemos preguntado de donde vienen afirmaciónes tan asertivas, hemos llegado a la conclusión de que están basadas en experiencias negativas, en información parcial y sobre todo, en la falta de asesoramiento y consulta con profesionales.

¡Aquí estamos nosotros!

En lo referente al diseño de interiores, a las reformas de viviendas, locales u oficinas, de espacios concretos o integrales, sabemos que las ideas visuales, las imágenes con las que asociamos ciertos materiales y sobre todo, fotografías reales de espacios reales, nos ayudan a definir qué es lo que queremos para nuestros espacios.

Por eso, hoy os presentamos un cabecero de cama hecho de obra a la manera más tradicional y concocida. Y luego, vamos más allá y os enseñamos otras ocho propuestas más muy distintas y de estilos variados.

¿Las miramos juntos?

CABECEROS DE OBRA MÁS ALLÁ DEL DISEÑO HABITUAL

Cabecero de obra habitual

El que ves arriba es un cabecero de obra básico. Como el que podemos imaginar cuando nos hablan de cabeceros de obra.

Esta opción es perfecta si queremos diseñar un cabecero que maximice el espacio y se diseñe específicamente para nuestras necesidades de almacenaje y decoración.

Cabecero de obra extendido

El segundo “cabecero de obra” que te presentamos es el que ves en la fotografía superior.

Entrecomillamos cabecero de obra porque más que una obra es una estructura de madera fijada a la pared.

Lo característico de esta opción es que el cabecero se extiende en estética desde el mismo, hasta un espacio de descanso extra en el dormitorio.

Cabecero de obra complejo y cálido

Este es un completo cabecero de obra. Lo es porque utiliza diferentes materiales para crear el cabecero de la cama, porque los combina perfectamente y porque además ocupa no solo una zona de cabecero, sino que se extiende a toda la pared.

Cabecero de obra y cabecero tradicional

Este es un cabecero de obra magnífico. Y aunque puede parecer, porque el espacio donde se ha instalado así lo es, pensado para dormitorios grandes, se puede llevar a espacios más pequeños.

La madera que se ha usado de fondo del hueco en la pared es ideal para lograr calidez en un cabecero que en principio podría no serlo.

Cabecero de obra con azulejos

Esta alternativa es totalmente distinta. Se ha construido un cabecero de obra en forma de zócalo.

Puede ser o no un cabecero de cama. Pero con este mueble sobre él, también puede ser el cabecero de cama ideal.

Cabecero de obra con vitrificado

Este cabecero de cama combina un cabecero de cama tradicional, anclado a una pared que se ha vitrificado con una fotografía y un texto. De esta manera, el cabecero tradicional se convierte en un cabecero de obra, aunque es puramente decorativo.

Cabecero de obra de madera

¿Y si en lugar de obra con escayola o ladrillo usamos mandera?

Quizá no este no es un cabecero de obra propiamente dicho o sí. ¿Quién se atreve a poner límites a una definición?

Lo que es cierto, es que puede ser una solución estética perfecta para lograr calidez en un dormitorio.

Cabecero de obra pared completa

En línea similar al cabecero de madera que hemos comentado arriba, está este.

En esta ocasión, el cabecero de cama tradicional se ha anulado por completo para transformarse en una pared cabecero decorada con hormigón.

Con la información que ahora tienes y las inspiradoras fotografías de cabeceros de obra que te hemos ofrecido, dispones de información suficiente para al menos, dar un primer paso hacia la reforma de tu dormitorio con este tipo de cabecero.

La elección final es tuya. Pero no olivides que si tienes dudas, puedes escribirnos y con ellas. Te ayudremos hasta que puedas lograr el cabecero de cama de tus sueños.

Si tienes dudas, escríbenos

Ahora puedes

Conseguir hasta 5 presupuestos gratis

TOT-REFORMAS.ES

Síguenos en las redes sociales; Twitter, Instagram o Facebook

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Cómo iluminar la cocina

Iluminar la cocina tanto para obra nueva como para su reforma Empezamos esta semana con los consejos generales para iluminar una vivienda. Acordamos que contar con la iluminación, natural y…

Deja un comentario

Facebook
Twitter
Instagram